domingo, 15 de marzo de 2009

EL ABOGADO DEL DIABLO

EL ABOGADO DEL DIABLO:
La película llamada “The devil’s advocate”, o “El abogado del diablo” en español es un filme realizado en el año de 1997 por el director Taylor Hackford. Participan en esta película Al Pacino, Keanu Reeves y Charlize Teron.

Personajes Principales:
El protagonista, Kevin Lomax, el cual es interpretado por Keanu Reeves, es un abogado de un pequeño pueblo en Florida, el cual, a pesar de su juventud tiene una reputación excelente a la hora de defender al acusado, ya que como se hace referencia en la película, este nunca ha perdido un caso.
El otro protagonista es John Milton, interpretado por Al Pacino, el cual es la representación del mal, o de otra manera el diablo en persona. Es el director ejecutivo de la firma para la cual Kevin comienza a ofrecer sus servicios. Tiende a producir admiración entre los que los rodean principalmente con Mary Ann a la cual convence de cambiar su cabello, o como sutilmente incrementa el ego de Kevin, con halagos, siendo su consejero. Pero esta ayuda en realidad solo permite que Kevin sea una persona más vanidosa, egocéntrica y a la vez empiece a corromper sus valores. Es manipulador, ya que cambia los paradigmas mentales en los que Kevin cree, por ejemplo lo invita a cambiar su actitud promoviendo un comportamiento mojigato. En el siguiente dialogo se demuestra esta influencia.
-“No te pongas muy arrogante, por muy bueno que seas, nunca dejes que te vean venir. Ese es el error, tienes que mantenerte pequeño, inocuo, ser chiquitito; ya sabes, el torpe, el leproso, el pelele de provincia. Mírame, subestimado desde el primer día. ¿Nunca pensarías que soy el amo del universo, verdad?”
Mary Ann, es la esposa de Kevin Lomax, en el transcurso de la historia se da a conocer que desea tener un hijo, sin embargo resulta estéril, se enferma y termina suicidándose. Sufre de la manipulación de Milton, el cual la tortura sicológicamente en diversas ocasiones.

La vanidad:
John Milton menciona –“La vanidad es mi pecado favorito”-, y al relacionar esta frase con el proceder de Kevin Lomax se concluye; definiendo vanidad como una excesiva confianza y capacidad por encima del resto de las personas, que este llega a un punto de creencia en el cual se considera el mejor abogado, incapaz de perder un caso. Su vanidad llega al límite al principio de la película donde ante la opción de perder el juicio al seguir su presentimiento de culpabilidad del ofensor, un profesor de secundaria de apellidos Gettys denunciado por acoso sexual, se determina a ganar el caso, ya que su reputación esta primero que las posibles consecuencias de dejar un pedófilo libre. Este es contratado por la firma de abogados perteneciente a Milton, cuya sede se encuentra en la ciudad de Nueva York. Al mudarse a esta metrópoli, su capacidad de obtener victorias continúa en un caso de sanidad y maltrato contra los animales, el caso Moyez, del cual más allá de las leyes escritas, es decir derecho positivo, se vale de la costumbre y la religión como excusa para justificar ese comportamiento. Este razonamiento basa su lógica en que la cultura antecede al derecho, es mas esta lo crea, lo condiciona y lo modifica y la religión es en muchas culturas un elemento esencial para el convivio en sociedad. Es así como por medio de la religión, diferente a la practicada en el Occidente, se excusa al imputado de su delito.
La vanidad se sigue presentando por el gusto de las cosas materiales y vánales, por ejemplo los lujos del departamento, la ropa, las fiestas y la atracción sexual hacia otra mujer a pesar de estar con su esposa. Desde este punto se puede observar el complejo comportamiento humano y las diversas emociones por las que se guía.
En su segundo caso, de un hombre de apellido Cullen debe defender a este ante el delito de asesinato de tres personas, su esposa, hijo y mucama; a pesar de que las pruebas llevan a creer fuertemente que es culpable. Paralelamente, su esposa Mary Ann se enferma y necesita de la ayuda de su marido; aun así este la abandona con el argumento de que luego la odiara por hacerlo perder el caso. Su vanidad lo lleva mas bien a concentrarse completamente en el caso y a ignorar las necesidades de su esposa.
Como consecuencia Mary Ann se suicida luego de sufrir un ataque nervioso producto de Milton (el diablo) y la madre de Kevin revela que el verdadero padre de Kevin es John Milton, el cual la embaraza cuando ella realiza un viaje a Nueva York a la edad de 16 años.
Lomax al conocer este secreto, va a hablar con su padre culpándolo de todo lo malo que le ha sucedido, principalmente del suicidio de Mary Ann, pero este le contesta con una relevación: a sido el mismo, cegado por su avaricia y su egoísmo el que ha tomado las decisiones que lo ha llevado a ese desenlace.

Acerca de la ética:
En el “Abogado del Diablo” la ética juega un papel muy importante. Desde el punto de vista del individuo, es decir la ética normativa (todo lo que consideramos valores, deberes, interpretación del bien o del mal) y por su supuesto la ética profesional como abogado. Es decir como debe actuar como persona y a la vez como un profesional honesto, cuando su éxito personal depende de circunstancias que afectan su moral. En el primer caso, Gettys, su conciencia se encuentra relativamente limpia ya que sus sospechas inician luego de iniciar a defenderlo, pero en el caso Cullen, sus principios están desgastados ya que, desde un principio sabe de la culpabilidad de este y a vez sus relaciones personales son relegadas a un segundo paso.


Conclusiones
La importancia del individuo dentro de la sociedad:
Esta película nos permite reflexionar la importancia de nuestras acciones en la vida diaria. La sociedad nos impone ciertas reglas para poder permanecer en ella, sin embargo son más importantes nuestras creencias propias, la capacidad interna de decidir lo que nos conviene o no, siempre recordando que somos un individuo dentro de la organización, y como escribe Rosseau en El Contrato Social “nuestra libertad termina donde empieza la de los demás” y que por lo tanto el camino a seguir en nuestras vidas no tiene que ser un compendio de acciones que perjudiquen a los demás.
Ser es observar en la dimensión humana y lo que vemos esta directamente interrelacionado con lo que somos. No podemos llegar lejos en la modificación en nuestro modo de ver sin cambiar simultáneamente nuestro ser y viceversa.
¿Es realmente el deseo de ser reconocidos como exitosos lo que lleva a una persona a conocer los límites de su comportamiento? Los estereotipos de la sociedad es un fuerte desencadenante de presiones que rodean a los habitantes. Existen principios relacionados a las costumbres inculcadas desde niños, o sea la existencia de paradigmas. Los paradigmas dan origen a nuestras actitudes y a nuestra conducta, a la vez son inherentes del carácter.
El ser humano se encuentra en frecuentes dicotomías siempre relacionadas con el bien y el mal, el fracaso y el éxito, la alegría y la tristeza que constantemente es relacionado con la percepción de su entorno.
El mensaje principal de la película es entonces no justificar todos nuestros problemas o el actuar diario a la influencia de un Dios, o la manipulación de otro ente, sino que somos nosotros mismos los culpables de nuestro desarrollo, de la manera de desenvolverse en el entorno. Es así como cada uno de los humanos crea su propio destino, y son reflejos de sus pensamientos.
Aceptar la existencia del “diablo” o “Satanás” lleva como consecuencia aceptar que existe un Dios, y se continúa con la misma ideología de la existencia del bien y del mal. Es aceptar la existencia de un ente superior. El problema es poder determinar objetivamente si esta separación realmente es conveniente para la vida en sociedad.
En el siguiente dialogo se ve claramente esta relación:
“-¿Por quién estas cargando tantos ladrillos? ¿Por Dios? ese es el problema, Dios. Mira, te voy a dar un poco de información de primera mano. A Dios le gusta mirar, es un travieso. Piénsalo bien. Le da al hombre instintos, te da un don extraordinario y luego ¿qué hace? Te juro por diversión propia, para su propio rollo cósmico privado de chistes....pone las reglas en oposición. Es la gran broma: mira pero no toques, toca pero no pruebes, prueba, pero no tragues. Y mientras saltamos de un pie a otro...¿Qué hace Él? Se ríe el muy enfermo….-Yo estoy aquí abajo con la nariz en el suelo desde el principio. Proporcione las sensaciones que el hombre buscaba, le suministre lo que ha querido y nunca lo juzgue. Porqué? Soy un admirador del hombre pero estoy llegando a mi tope”
Al final somos todos dirigentes diarios de la vida y al vernos influenciados por algunos elementos atractivos como el dinero por ejemplo nos lleva muchas veces a olvidar lo que realmente importa: amarnos a nosotros mismos de la manera que permita poder amar a los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada